Cofradía del Santo Entierro

Cofradía del Santo Entierro (1930)

RESEÑA HISTÓRICA:

En 1930 el Arzobispo Gandásegui canaliza las inquietudes que un grupo de amigos, pertenecientes al Círculo de Recreo, tenían sobre la Semana Santa. En 1931 procesionan por primera vez el Viernes Santo, alumbrando el conjunto del “Entierro de Cristo” que Juan de Juni realizara entre 1541–1544 para Fray Antonio de Guevara, Obispo de Mondoñedo.

En 1935 y debido al acusado deterioro del grupo del “Entierro de Cristo”, tienen que cambiar de paso titular, y adoptan entonces como tal, la imagen del “Cristo Yacente”, obra del taller de Gregorio Fernández, entre 1631–1636, propiedad del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, donde establecen su sede canónica permanente. 

En la noche del Viernes de Dolores realiza el Ejercicio del Vía-Crucis de la Cofradía del Santo Entierro, en el que acompaña, portado a hombros, al paso “Cristo Crucificado” (Anónimo, primer cuarto del siglo XVII) hasta la cercana iglesia de San Lorenzo, volviendo tras el rezo del Vía-Crucis, con su imagen titular “Cristo Yacente”. Desde 1964 la Cofradía tiene su procesión propia, la del Verum Corpus, que en la noche del Jueves Santo, va hasta la SIM Catedral para realizar un Acto de Adoración Eucarística acompañando a su imagen titular, con la que también desfila el Viernes Santo en la Procesión General de la Pasión del Redentor.

En la noche del Sábado Santo realiza el emotivo Santo Entierro de Cristo, en el que se traslada a hombros la sagrada imagen titular desde la iglesia a la clausura del Real Monasterio.

HÁBITO:

Túnica de terciopelo negro con cola, adornada con galón y bocamangas, cíngulo y cruz bordada sobre el pecho en dorado, capirote de terciopelo negro, guante blanco y zapato negro.

Ejercicio del Vía-Crucis de la Cofradía del Santo Entierro. Viernes de Dolores 2013.

PASOS:

“Cristo Yacente” (Taller Gregorio Fernández, h. 1631-1636) 

“Cristo Crucificado” (Anónimo, primer cuarto del siglo XVII)​